Así se ejerce la justicia propia en el Putumayo

Justicia indígena y justicia afro se fortalecen en el Departamento de Putumayo en búsqueda de reconocimiento y autonomía de las comunidades en los territorios.

Las Mesa Departamental Interjurisdiccional del Putumayo es un espacio de diálogo, entendimiento y articulación entre las autoridades indígenas y representantes de la justicia ordinaria de ese Departamento. En noviembre de 2019 se hizo la tercera Mesa. /Fotografía: Comunicaciones Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID

Actualmente en los municipios de Puerto Caicedo, Puerto Guzmán, Puerto Leguízamo, San Miguel, Puerto Asís, Orito y Valle del Guamuez del Departamento de Putumayo, el Programa de Justicia para una Paz Sostenible (JSP) de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) viene realizando un fortalecimiento a la justicia propia de las comunidades afro e indígenas.

Para la justicia propia indígena, por ejemplo, ya existe una línea base del estado situacional de la Justicia de 11 pueblos indígenas que participaron en el marco de la intervención del Programa JSP, además, gracias a un trabajo colaborativo y de empoderamiento con estos pueblos originarios, junto a operadores de la Justicia ordinaria, se logró elaborar un documento denominado “Mandato Político para la resolución de conflictos de los pueblos indígenas del Putumayo”, dirigido no solo a los pueblos indígenas, sino a la rama judicial y a los entes administrativos que imparten justicia en los territorios.

Y en el caso de la justicia propia afro, se está trabajando en el reconocimiento de esta justicia, así como en el fortalecimiento, la difusión y conocimiento de los reglamentos internos que existen en estos territorios, los cuales han sido construidos con base en la cultura y los conocimientos ancestrales de los Consejos Comunitarios.

“Se ha contribuido al empoderamiento de la aplicación de formas propias de justicia de las 64 unidades de los 11 pueblos indígenas del Putumayo dentro de los que están: Los Awá, Ingas, Embera, Pastos, Cofanes, Yanaconas; entre otros, que participaron y conformaron un equipo aportando conocimientos tanto de justicia propia entre los pueblos indígenas, como de las formas de relacionarse e incidir de manera articulada frente a la jurisdicción ordinaria”, señala Luz Miriam Laos Cuarán, integrante del Consejo de Autoridades Indígenas del Putumayo (CAIOP).

Así mismo, según Vicente William Castillo Delgado, representante de la Federación de Asociaciones y Consejos Comunitarios por los Derechos de las Comunidades Afroputumayenses (FEDECAP) y coordinador del Proyecto de Justicia propia del Pueblo Negro del Putumayo, “para el pueblo putumayense la justicia propia es el conjunto de normas basadas en costumbres que permiten una sana convivencia de los integrantes del pueblo afro en el departamento organizados en los diferentes consejos comunitarios y las organizaciones”.

De igual forma indica que dentro de los Consejos Comunitarios existen unos reglamentos internos que tienen una serie de condiciones basados en la cultura y que a través de los mayores los aplican, “los abuelos y abuelas son acá quienes ejercen la justicia en los Consejos Comunitarios, de ahí que la aplicación de la justicia se da con base a la tradición oral y a las costumbres que han permitido la sana convivencia. Estamos trabajando para rescatar costumbres y volver a creer en los Consejos. La comunidad negra en el departamento y en Colombia tiene su justicia propia y a través de eso tiene el buen vivir de sus integrantes”.

En contexto

En el Departamento de Putumayo existen 126 cabildos y 39 resguardos que agrupan comunidades de los pueblos Camëntzá, Inga, Cofán, Siona, Murui, Coreguaje, Muinane, Andoque, Huitoto, Nonuya, Okaina, Bora, Emberá y Paez; así mismo existen al menos 23 organizaciones que agrupan a más de 18.000 personas asociadas a Consejos comunitarios afrodescendiente del Putumayo.

En ese sentido, para el Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID –que está haciendo intervención en 7 municipios del Departamento desde el 2017- y en el marco de su objetivo: “Aumentar el apoyo ciudadano al estado de derecho” ha venido promoviendo que estas comunidades puedan tener fácil acceso a servicios de justicia, tanto formales como informales, así como el mayor uso de mecanismos de justicia étnica por parte de las comunidades indígenas y afrocolombianas en las zonas rurales de intervención de este Programa.

Es válido anotar que si bien la Jurisdicción Especial Indígena (JEI) goza de estatus constitucional desde 1991 y un sólido soporte jurisprudencial de larga data, para la estrategia afrocolombiana, se parte de reconocer que se requiere iniciar desde sistematización de experiencias y acciones de incidencia con miras a lograr un reconocimiento jurídico y social equivalente al alcanzado por la JEI. Pero hay algo claro: ambas justicias responden a derechos de grupos étnicos desde una visión colectiva.

En el caso de la estrategia indígena del Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID, por ejemplo se ha facilitado la formación en materia de derecho propio de cada pueblo indígena según usos y costumbres, creación de material  pedagógico en la lengua respectiva para la difusión de contenidos, revisión y actualización de reglamentos aplicables en casos específicos por pueblo con énfasis en derechos individuales y colectivos.

También se hacen actividades de incidencia, seguimiento y monitoreo a contenidos de política pública se priorizarán en los SLJ, la participación de las autoridades indígenas en los CLJ, así mismo se realizan acciones coordinadas y formación en JEI a operadores de justicia en el ámbito municipal. Sumado a lo anterior, con la reactivación de las mesas departamentales interjurisdiccionales gracias al apoyo de JSP en términos técnicos, financieros y de incidencia política, se desprenden acciones de colaboración y rutas de coordinación en el nivel regional.

Y en lo que tiene que ver con la estrategia afrocolombiana se ha venido trabajando en el fortalecimiento de usos, prácticas y costumbres de justicia propia afrocolombiana de comunidades negras, afrocolombianas (raizales y palenqueras) el marco de la autonomía cultural y territorial, con sustento en el derecho consuetudinario, los tratados internacionales, el bloque de constitucionalidad y el desarrollo normativo propio, en articulación con la jurisdicción ordinaria.

Además se avanza en el diseño de metodologías, recolección de información sobre justicia propia afro para sustentar esas acciones que reclaman un reconocimiento legal, facilitando encuentros locales, regionales y nacionales con autoridades afro y operadores de la justicia ordinaria. Ya existen unos Consejos Comunitarios seleccionados y priorizados para el trabajo que se viene haciendo en las regionales que interviene el Programa de Justicia, documentando casos de aplicación de su justicia y las prácticas de resolución de conflictos.

Comenta con tu cuenta de Facebook
A %d blogueros les gusta esto: