Así van los avances frente al posicionamiento de la Justicia Afro ante la Justicia Ordinaria en el Putumayo

Por María Fernanda Botero Castaño, comunicaciones – Fundación Makikuna

En el Putumayo se han realizado valiosos esfuerzos en pro de fortalecer las prácticas de justicia propia de los pueblos Indígenas y afrodescendientes, además de impulsar un proceso de posicionamiento, de la justicia étnica ante los diferentes estrados de la justicia ordinaria.

Las bases sobre el tema de la Justicia Propia de Pueblos Indígenas y Afrodescendientes, las establece el Convenio 169 OIT de 1989 que a nivel internacional se convierte en el marco normativo que da pie para que los estados independientes incluyan en sus constituciones los derechos a los que tienen lugar las poblaciones étnicas.

Así lo tarifica La Constitución Política de Colombia al incluir los derechos sociales y culturales para el reconocimiento y protección de la diversidad étnica y cultural, la autodeterminación, la autonomía y la equidad de la diversidad de los diferentes pueblos que habitan Colombia. Para el Caso de las comunidades afrodescendientes, la generación de la ley 70 de comunidades afros se da en 1993, 2 años después de creada la Constitución en 1991.

Estrategias para el posicionamiento de la Justicia Afro en el Putumayo

La realización del 1 Encuentro Regional Interjurisdiccional de Comunidades Negras Raizales y Palenqueleras del Putumayo y la Justicia Ordinaria, realizado el 15 de octubre, con el apoyo del Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID, constituye un gran logro, pues reconoce desde el pluralismo jurídico el posicionamiento de la justicia desde la perspectiva de los pueblos afros que había sido consagrada en la constitución de 1991.

El encuentro convocado por FEDECAP, la Gobernación del Putumayo, el Consejo Seccional de la Judicatura de Nariño, Putumayo y La organización Cimarrón Putumayo, se materializa como un primer escenario de diálogo e interlocución de las autoridades y actores de la población afrodescendiente, raizal y palenquera con la justicia ordinaria en el Putumayo. Por esta primera vez en encuentro fue virtual, emitido desde ConexiónPutumayo.com y contó con la transmisión desde diferentes medios de comunicación regionales.

Porque a diferencia de la justicia propia indígena, la justicia adoptada por las comunidades afrocolombianas no ha gozado de un reconocimiento amplio por parte Estado. Lo que iría en contravía de la Ley 70 de 1993, que se basa en el principio de reconocimiento y protección de diversidad étnica y cultural de “todas las culturas que conforman la nacionalidad colombiana”.

Para William Castillo coordinador del proceso de fortalecimiento a la justicia afro de la Federación por la Defensa de los Derechos de las Comunidades Afros del Putumayo FEDECAP, las definiciones de la ley 70 sobre los que es una Comunidad Negra y un Consejo Comunitario, dan un mandato constitucional, una tarea, una orden, sobre las facultades para administrar un territorio, entonces para administrar un Consejo Comunitario de hecho se necesita de un sistema de justicia reconocido por los gobiernos nacionales y locales, que brinden garantías para hacer uso efectivo de las prácticas y costumbres que alrededor se tienen.

Para Alejandro Ruiz Acevedo director nacional del Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID, “es importante fomentar el apoyo ciudadano al estado de derecho y consolidar los Sistemas Locales de Justicia a nivel Municipal, teniendo como estrategias la promoción de los Comités Locales y Regionales de Justicia, Buscando la coordinación de los actores que imparten justicia en los territorios, entre los que se incluyen a los Consejos Comunitarios, que por medio de las autoridades ancestrales brindan a sus integrantes la posibilidad de acceder a sus formas de justicia propia”.

Aura Lilia Hurtado es la Representante Legal de FEDECAP, y en su testimonio frente al proceso de fortalecimiento de la justicia afro en el departamento resalta que “las comunidades negras si impartimos justicia, sobre todo desde el rol de las mujeres ya que somos las que organizamos el territorio y enseñamos desde la crianza. Las mujeres llevamos la ancestralidad”.

La lideresa afirma que éste Programa ha servido para seguir empoderando sobre estos temas de justicia a las comunidades y mostrarle a la sociedad que su fortaleza se basa en el Buen Vivir, y que éste se logra desde las prácticas tradicionales de impartir justicia desde el consejo. Así lo corrobora a Marleny Cortez, presidenta de la organización Cimarrón Putumayo, al afirmar que la justicia propia afro está basada en el diálogo, la prevención y el no impartir castigos físicos.

Es importante destacar que la Gobernación está impulsando el tema de justicia propia, desde una perspectiva de enfoque de derechos en la formulación del Plan de Desarrollo Departamental y Municipales, incluyendo el eje de acceso a la justicia, en el que tiene un rol protagónico la justicia propia desde la perspectiva de las comunidades étnicas de los pueblos indígenas y afrodescendientes.

Una las instituciones representativas de la justicia en el Departamento, es el Tribunal Superior del distrito Judicial Putumayo. Desde ésta entidad el Magistrado Orlando Sambrano Martínez, participó con una reflexión sobre la voluntad que tiene el Tribunal para disminuir las brechas y desigualdades, y de seguir trabajando por el entendimiento entre la justicia propia de las comunidades y la justicia ordinaria.

Aspectos para destacar en el fortalecimiento de la Justicia Afro

Desde el acompañamiento que hizo el Programa JPS hay algunos aspectos que destaca el Especialista en Organizaciones de la Sociedad Civil, Pedro Silva Vargas, a partir del trabajo desarrollado con 130 Consejos Comunitarios de 5 departamentos donde hace presencia el programa:

1-            Las comunidades negras y afrocolombianas de las regiones que apoya el JPS están haciendo ejercicios para la reconstrucción de la memoria – para recordar las formas en las que resolvían sus problemas – identificando las tradiciones que han guardado por tiempo para Se han registrado la caracterización de prácticas y costumbres de resolución de conflictos, acompañados por la comunidad universitaria en los procesos de sistematización

2-            Resaltar el rol que tiene la mujer negra y afrocolombiana en las diferentes expresiones de la justicia afro, además de sus roles de matronas, cantaoras, curanderas, parteras, mayoras, tiene roles asociados a la aplicación de justicia propia, a través de la cuál tienen parte activa en la resolución de conflictos por linderos, tensiones intrafamiliares, la administración de los recursos del bosque, etc.

3-            Proceso de fortalecimiento de las capacidades de las comunidades para desarrollar diálogos de entendimiento con autoridades de la jurisdicción ordinaria, del gobierno nacional, los ministerios y las altas cortes. Con el ánimo de motivar una reflexión alrededor del reconocimiento social, cultural, legal – constitucional de las prácticas y costumbres. Finalmente destacar el trabajo de la Magistrada Maria Genith Vitieri del Consejo Seccional de la Judicatura de Nariño y Putumayo. Una mujer que ha sido la que ha permitido empalmar y cohesionar este encuentro con las autoridades de la justicia afro y ordinaria por primera vez en el Departamento y la región, y la que ha liderado el proceso de las mesas interjurisdiccionales étnicas indígenas en el país, teniendo como referencia los procesos en Nariño y Putumayo

Comenta con tu cuenta de Facebook
A %d blogueros les gusta esto: