¿Cuáles son los principales beneficios de ser un comerciante formal?

Conozca cuáles son los beneficios por renovar y/o matricularse en la Cámara de Comercio del Putumayo

Quizás, una de las mayores satisfacciones y motivo de orgullo para un comerciante formal, es la exclusividad que tiene, en el uso del nombre de su establecimiento y la protección del mismo, por el solo hecho de estar matriculado en el registro mercantil.

Juan Carlos Bacca, director Jurídico y de Registros Públicos de la Cámara de Comercio del Putumayo, destaca, este, como uno de los beneficios más importantes que tienen las personas que han querido formalizar su actividad comercial.

“Es la exclusividad que recibe el establecimiento de comercio de la persona que se registra, ya que el nombre que está usando, no podrá ser objeto de registro en ninguna otra cámara del país”, explica.

La oportunidad de acceder a todas las actividades de capacitación en formación y fortalecimiento empresarial que se desarrollan por parte de la Cámara de Comercio del Putumayo o a través de los convenios con entidades u otros aliados, es otro de los grandes beneficios; casi que en un 90% de estas actividades son gratuitas.

Otro de los beneficios de ser un comerciante formal, explica el director, “es el de poder acceder a créditos, de acuerdo a los activos, con entidades bancarias, o acceder a créditos con proveedores, pues muchas veces se ven limitados quienes no tienen el registro mercantil”, que por lo general se lo exige.

Ángela Juliana Campaña, de 22 años, del municipio de Sibundoy, quien lleva menos de 4 meses de haber formalizado su establecimiento denominado Classic Wiskería, es un claro ejemplo del beneficio que puede llegar a obtener un comerciante para acceder a créditos bancarios, estando en la formalidad.

“Uno tiene muchas oportunidades. Por ejemplo: al hacerme una comerciante formal, logré un crédito; tener a mi nombre un establecimiento, me ayudó a sacar un crédito”, cuenta la joven comerciante, crédito con el cual ya está proyectando la apertura de un segundo establecimiento, pero con otra actividad comercial.

La posibilidad de participar en ferias, ruedas de negocios y misiones comerciales también se convierte en una ventaja de ser formal; los comerciantes que están registrados en Cámara de Comercio y que han cumplido con su deber de renovar oportunamente pueden asistir a este tipo de eventos, pero esa participación puede depender de la actividad, y de la feria a la que quieran asistir.

También la acreditación de calidad de comerciante brinda tranquilidad a los clientes, de que el producto o servicios adquirido, tiene un respaldo soportado en un establecimiento legalmente registrado y que cumple con toda la normatividad que rige el sector comercial del país.

Ser comerciante formal también brinda tranquilidad a los propietarios de establecimientos a la hora de ser requeridos por los entes de inspección, vigilancia y control, sobre todo en momentos difíciles como los que vivimos, por la pandemia del Covid-19.

Es el caso de Rosa Helena Caicedo, quien hasta hace, apenas 6 meses inscribió su establecimiento, Comidas Rápidas Ross que se encuentra ubicado en el municipio de Orito y que, en los meses de aislamiento selectivo obligatorio decretado por el Gobierno Nacional, fue uno de los pocos establecimientos que pudo prestar sus servicios a domicilio, ya que las autoridades exigían tener registro mercantil y cumplir con protocolos de bioseguridad.

“Los que no tenían cámara de comercio, no les daban permiso y quienes querían sacar, les quedaba difícil por la cuarentena. Esta fue una ventaja… que pudimos trabajar”, cuenta Rosa Helena.

Así como se obtienen importantes ventajas y beneficios por ser un comerciante formal, también existen algunas obligaciones que se deben cumplir, cuando se es, un comerciante formal; entre estas, y la principal está la de la renovación oportuna del registro, que se debe hacer cada año, en los plazos establecidos, que comúnmente van desde el 1 de enero, hasta el 31 de marzo.

“El llamado es a que los comerciantes matriculados el año anterior y quienes venían renovando, lo hagan en el término que está establecido y puedan acceder a algunos beneficios que el Gobierno a través de Decreto 1756 del 2020”, concluyó Juan Carlos Bacca, director Jurídico y de Registros Públicos de la Cámara de Comercio del Putumayo.

Por Comunicaciones CCP.

Comenta con tu cuenta de Facebook
A %d blogueros les gusta esto: