La Conciliación, un instrumento para la construcción de Paz en Putumayo

“Vale la pena ayudar a dar solución a los problemas de nuestra comunidad”, Pedro Luis Urrego.

Pedro Luis Urrego reparte su tiempo entre ser vendedor ambulante y Conciliador en Equidad los 365 días del año. Su mayor interés está en que la comunidad de Puerto Asís resuelva sus conflictos de manera ágil y efectiva, teniendo en cuenta los lineamientos de la conciliación en equidad.

“Ser presidente de una Junta de Acción Comunal me ha gustado mucho, en mi vereda logramos muchas cosas, no tanto económicas o materiales, sino porque resolvíamos conflictos, la convivencia entre los vecinos mejoró, los comportamientos de las personas, y eso que aún no sabía que era la Conciliación en Equidad”, dicePedro Luis Urrego.

El amor fue el sentimiento que motivó a Pedro a tomar la decisión de trasladarse de su natal Villavicencio a la vereda Las Tres Bocanas, ubicada aguas arriba del río Putumayo en el municipio de Puerto Asís en la década de los 90.

Desde su llegada a esta comunidad, Pedro mostró interés por organizar su vereda, buscar soluciones a problemas entre vecinos motivando a las personas involucradas en un conflicto a construir una solución por sí mismas y esto le dio reconocimiento a nivel comunitario, fue así como su alto compromiso social lo llevó a la presidencia de la Junta de Acción Comunal de la vereda Las Tres Bocanas durante doce años consecutivos.

Sin embargo, esa visibilidad como líder, le trajo algunos malos momentos, por ejemplo en el 2002 fue amenazado por grupos armados ilegales presentes en la zona porque no quiso acceder a participar en negocios ilícitos y se vio en la necesidad de salir huyendo de su vereda hacia Pasto (Nariño) y así poder salvar su vida y la de su familia.

Ocho años después regresó a Puerto Asís con la convicción de que las cosas habían cambiado, una vez instalado en el pueblo, formó la asociación de vendedores ambulantes a la que llamó “Asociación de Vendedores de Puerto Asís” y al poco tiempo montó una segunda asociación bajo el nombre de “Granja Integral Sinaí”, la cual le daba beneficio económico a su familia y a 30 familias más de la zona a través de la cría de cerdos y de gallinas; esa era otra forma de seguir sirviéndole a la comunidad, una condición innata en su vida.

A través de su trabajo como vendedor ambulante conoció el mecanismo de resolución de conflictos cuando en una conversación una persona le habló de este método para resolver problemas comunitarios, acudió a la Casa de Justicia, lo asesoraron de qué se trataba y con ello confirmó su pasión por ayudar a resolver situaciones problemáticas sin acudir a procesos largos y costosos.

Dice ser conciliador innato, pero aceptó el reto de empezar a formarse, así que hizo su primer taller de conciliación en equidad en el 2004 con la Fundación Culturama, y nuevamente en el 2009 se capacitó con la Universidad de la Amazonía, lo cual le permitió trabajar en la Casa de Justicia como Conciliador en Equidad durante un periodo de tres años.

Después de seis años sigue viva su pasión por la conciliación. Hace poco hizo parte del grupo de 80 conciliadores en equidad de los municipios de Puerto Asís, Puerto Guzmán, Orito, Valle del Guamuez y San Miguel, quienes con el apoyo del Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID en articulación con la Fundación Culturama, fortalecieron sus capacidades para la resolución de conflictos en su comunidad.

La conciliación se ha convertido en uno de los servicios más usados por la comunidad de Putumayo, por ejemplo, la Casa de Justicia de Puerto Asís atiende en promedio siete casos diarios, de los cuales seis se solucionan de manera pacífica a partir del diálogo entre las partes directamente involucradas, descongestionando así las instituciones judiciales y evitando conflictos mayores  en el municipio, con lo que se garantiza el derecho de acceso a la justicia y una respuesta a los ciudadanos de forma ágil y efectiva.

De acuerdo a las cifras que maneja la Casa de Justicia de Puerto Asís, durante el 2019 los conciliadores resolvieron aproximadamente 1.000 conciliaciones, entre los casos más frecuentes resueltos fueron: fijación de cuota alimentaria, liquidación de sociedad conyugal y patrimonial, deudas, arriendos y problemas entre vecinos por mascotas, linderos, calumnia e injuria; y actualmente se está haciendo seguimiento a estas conciliaciones.

María Eugenia Muñoz Muriel, directora de la Fundación Culturama, considera que “el servicio de los conciliadores en equidad es una muy buena herramienta para descongestionar la justicia, además es un servicio gratuito y se caracteriza por ser ágil, oportuno y además representa condiciones reales de accesibilidad a la justicia para el tratamiento de un conflicto”.

Los conciliadores en equidad por ser líderes motivan a las personas involucradas en un conflicto a construir una solución por sí mismas, promoviendo la cultura del diálogo y fomentando el sentido de responsabilidad frente al manejo de un conflicto.