La edificación más antigua y hermosa, enclavada en las selvas del Putumayo

Se trata del internado ubicado en la inspección de Mayoyoque zona rural del municipio de Puerto Guzmán que fue construido alrededor de 1957, por padres capuchinos y que ha logrado sostenerse con el paso de los años.

El internado de la inspección de Mayoyoque es una de las construcciones  más antiguas con las que cuenta Puerto Guzmán, ya que esta obra fue hecha alrededor de 1957 por padres capuchinos que llegaron a esta región con el propósito de evangelizar a esta comunidad y que pudieran tener sus catequesis , bautismos, primeras comuniones, confirmaciones; “desde muy pequeño yo conozco esta obra que se empezó a construir según datos en el año 1957 por padres capuchinos entre ellos el padre Miguel Yunyé, el padre Felipe de Pupiales y el monseñor Mongoní y otros que pasaron por aquí; inicialmente esto fue una estación misional que se construyó con la idea de ir catequizando los indígenas y colonos que hay acá”,  dijo José Lorenzo Carabalí Sandoval quien nació y fue criado en Mayoyoque y ahora tiene 52 años de edad y toda su vida ha conocido y ha sido partícipe de las actividades que se realizan en este internado.


José Lorenzo carabalí Sandoval, docente de la institución

En 1960, en esta misma sede aparecen los primeros datos de inscripción de partidas de bautismo, confirmaciones y ya esta obra era una realidad y más o menos en el año 1960- 1964 llegó la primera maestra, “además de que los padres mismos daban la catequesis, ellos enseñaban las primeras letras pero vieron la necesidad de traer maestros”, indicó Carabalí. En el año 1966 llegan a esta comunidad los afrodescendientes, “mi papá, mi mamá y otras familias como los Gonzales, los Caicedo, don Eleodoro Arará y los Carabalí que somos nosotros. Ya en el año 67 aparece la primera Junta de Acción Comunal, también organizada por el padre Miguel Yunyé que fue el primer presidente”.

Básica primaria

En 1970, Mayoyoque, una población sumida en la selva se convierte en  inspección, cuenta el historiador que en esa época trabajaba ahí una sola maestra y los padres capuchinos vieron la necesidad de traer religiosas para la educación y catecismo fue así como en  1970  llegan los padres Redentoristas y también las primeras religiosas de la comunidad Franciscanas Misioneras de María, “estas monjitas duraron aquí hasta el año 1988,  en el año 1976 ya aquí se cuenta con todo lo que es básica primaria de primero a quinto, ya hay cuatro religiosas y dos profesoras hacia el año 1981 llega aquí el primer profesor barón Jaime Valencia que le decimos ‘Magiño’, oriundo de aquí  nieto de don Simón Valencia uno de los fundadores de esta región”, dijo el maestro Luis quien a la vez  contó que esta comunidad también sufrió las inclemencias del conflicto armado y que muchos de sus habitantes les tocó dejar estas tierras, “para el año 1981, hay problemas graves con el M19, en ese año hay desplazamiento, por aquí pasaron muchas armas del M19, hubo gente que tuvo que devolverse a sus tierras Cauca, Huila y Caquetá, hubo mucho desplazamiento quedó semiacabado este internado,  incluso el único que duró aquí fue el padre Quisóstomo Ramírez y una monjita que lo acompañaba, él fue quien nos dio la mano aquí en esa época”, manifestó José Lorenzo y nos contó que en ese mismo año él salió a estudiar a Sibundoy y demoró dos años para volver  “cuando regresé ya todo se había normalizado hacia el año 1987 las hermanas misioneras de María entregan la Obra a las hermanas Dominicas de la Presentación”, añadió.


La infraestructura cuenta con 13 aulas escolares y funciona como internado.

Para estas fechas el internado cuenta con primaria completa, hay cinco religiosas y cuatro profesores civiles. En 1988 termina en esa localidad su pastoral el padre Quisóstomo Ramírez quien duró en Mayoyoque 12 años y llegó en su reemplazo el sacerdote Nelson.  “la institución ya empieza a cambiar y en ese año voy a Bogotá al Seminario Mayor a estudiar filosofía duré hasta el año 1991 en el 92 vengo acá a enseñar y fui el primer maestro nacido y criado en Mayoyoque, fui el primer bachiller que tuvo la institución de acá de Mayoyoque y también el primer profesional vine a enseñar en ese año y en 1995 hicimos ya el primer grado sexto a través de una comisión de Bogotá que nos ayudó. Dimos sexto; ese año no pudimos continuar, pero en 1998 ya empezamos lo que es la secundaria con el Liceo Moderno Paz verde se construyó dos aulas más y arrancamos a dar bachillerato, ya hacia el año 2002 ya teníamos noveno, en el año 2008 abrimos décimo y en el 2010 abrimos grado once, ahora tenemos de preescolar a once” dijo Carabalí con una sonrisa en su rostro, como manifestando el regocijo del deber cumplido.

Está deteriorada

Así mismo este maestro de filosofía nos sigue contando cómo han logrado mantener esta infraestructura que le ha permitido a todas las generaciones que han nacido en esta localidad educarse; “como ustedes ven esta es la edificación más antigua del municipio de Puerto Guzmán y creo que es la más hermosa enclavada en esta selva gracias a la voluntad de los moradores hemos logrado que esto se sostenga, y también los curas de la Diócesis” agregó. En la actualidad esta infraestructura está algo deteriorada y esperan que con la ayuda de los estudiantes, la comunidad y quienes deseen apoyarlos poderla mejorar, “esto ha servido mucho, antes aquí se hacía todo, el mercado, estaba lo de enfermería, las curaciones, se atendieron partos, aquí en este internado era donde arrancaba la civilización diría yo”, informó el maestro.


Con el paso de los años, esta hermosa obra arquitectónica se ha ido deteriorando

Como es de conocimiento de todos en Putumayo hubo una época donde la gente cambió los cultivos de plátano, yuca, la ganadería entre otros por la mata de coca y Mayoyoque no fue la excepción  “por los años 1990 empieza a verse aquí el bum de la coca” y según nos narra el docente, a esta población comienza a llegar mucha gente y se empiezan a armar más escuelas y veredas, “ahora contamos con 17 sedes en las veredas y contamos con El Liceo Moderno Paz Verde y el internado” subrayó. Ahora se cuenta con 34 maestros, el rector, coordinador, un auxiliar de servicio, un mecánico, las dos señoras que ayudan en la cocina y dos más que trabajan en el internado, “ha sido muy difícil sostenernos este año con la alimentación porque el PAE no ha llegado, aquí nos sostenemos con lo poquito que nos llega para internado.  Ahí hemos ido poco a poco trabajando, sacando la institución adelante, ha habido algunas adecuaciones como los baños que hizo Acción Contra el Hambre, se hicieron dos salones, uno lo hizo la alcaldía municipal y otro bienestar” puntualizó Carabalí.

 El internado tiene 13 aulas y en la actualidad hay 13 grados de preescolar a 11. Contando los alumnos de todas las sedes hay alrededor de 420 estudiantes; en el Liceo Moderno hay 142 estudiantes y en primaria con preescolar hay 99, “el internado tiene cupo para 40 niños y 40 niñas.  Aunque el cupo es solo para eso nosotros tratamos de extender para darles comidita a más niños que vienes desde lejos” finalizó el docente José Lorenzo carabalí Sandoval.

Escrito por Luz Mary Lame, periodista.

Estudiantes del internado.
Comenta con tu cuenta de Facebook
A %d blogueros les gusta esto: