«La pandemia no detuvo la deforestación en la Amazonia»: Luis Alexander Mejía, director de Corpoamazonia

Por: German Arenas Usme – Mocoa/Colprensa

Más de 70.000 hectáreas de la Amazonía colombiana han sido deforestadas este año. La Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS) ha dado a conocer un análisis de lo que ha sido la deforestación en el bioma amazónico colombiano en lo que va de 2020.

El director general de Corpoamazonia Luis Alexander Mejía Bustos viene mostrando su preocupación por el fenómeno de la deforestación que ataca a los 3 departamentos de las Amazonia colombiana Amazonas, Caquetá y Putumayo; para este biólogo esta acción está generando una grave problemática socio-ambiental, que lo colocan en el ojo del huracán de las autoridades en Colombia.

En 2019, en la Amazonia colombiana se deforestaron 91.400 hectáreas de este ecosistema virgen. La cantidad de hectáreas boscosas perdidas en lo corrido de este año está muy por encima de las registradas en 2015 y 2016, cuando la Amazonia colombiana perdió 36.600 y 71.700 hectáreas respectivamente. En 2017 la deforestación fue de 122.800 hectáreas, cifra que en 2018 se disparó a 153.900 hectáreas justo con la entrada del acuerdo de paz.

“Hubo un gran incremento después del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC. En el primer vistazo al 2020, estimamos una deforestación de 76.200 hectáreas hasta junio, la mayoría concentrada en el arco de deforestación del noroeste de la Amazonia colombiana”, afirma el análisis del MAAP.

Para Mejía Bustos, hay muchos factores que conllevan  a que la deforestación vayan en aumento como,  la falta de personal dentro de la entidad, la articulación con otras autoridades de control y la ausencia de modelos económicos de aprovechamiento del suelo que causan el deterioro de la selva amazónica.

Los meses de cuarentena en Colombia no fueron suficientes para detener una de las problemáticas que más afecta a la selva de la Amazonia: la deforestación; indicó el director general.

Aunque el año empezó con esperanza tras la disminución del 19,2 % de la pérdida de bosque en 2019, los primeros boletines de alerta temprana del Ideam cambiaron el panorama radicalmente con un aumento del 83 % en Meta, Guaviare y Caquetá, es decir, 64 mil hectáreas taladas solo entre enero y marzo de 2020.

Reitera que la falta de personal en los departamentos de jurisdicción de su entidad Amazonas, Caquetá y Putumayo, que maneja cerca de 22’516.443 hectáreas, la mentalidad histórica de explotación del suelo, la colonización de bosque y el mal diseño de un modelo económico que impulsa prácticas nocivas como la ganadería extensiva son algunas de las principales causas de la deforestación.

En cuanto a la deforestación afirmó que “el problema no es reciente. Según las cifras del Ideam, se presenta desde antes de la creación de Corpoamazonia, y a pesar de los esfuerzos que como autoridad ambiental estamos realizando los reportes demuestran el aumento en la deforestación para el primer trimestre de 2020 en donde el clima favorece las actividades de tumba y quema. Sin embargo, hay una disminución en el segundo trimestre”.

Reducir las cifras de deforestación es un problema complejo que requiere la articulación interinstitucional, donde se definan acciones coordinadas orientadas a fortalecer la gobernanza en el sector forestal, toda vez que confluyen aspectos sociales, económicos, institucionales y culturales. Además, es innegable la presencia de conductas criminales que sobrepasan la capacidad de la entidad para dar respuesta y controlar los motores de deforestación y que requieren de acciones concretas de la Fuerza Pública del Estado.

La Burbuja Ambiental un fracaso

Durante el desarrollo del plan de acción 2016 – 2019 “Ambiente para la Paz”, se trabajó articuladamente entre las territoriales en la implementación de la estrategia “Burbuja del Ambiente”, con el fin de proteger los recursos naturales dentro de la jurisdicción. Esta inició en el departamento de Caquetá, posteriormente en el Putumayo y en el departamento del Amazonas y cada una tiene dinámicas diferentes, como lo manifestó en su momento Jhon Jairo Arbeláez “.

A pesar del esfuerzo de la Sexta División del Ejército colombiano en los tres departamentos, en implementar ¨La Burbuja¨, inclusive con apoyo internacional esta, no ha logrado las metas para controlar los impactos ambientales entre ellas la deforestación, la minería ilegal entre otras.

Expertos señalan que la implementación ha sido de un total fracaso como lo indico el exministro de Manuel Rodríguez Becerra, quien fue el primer ministro de Ambiente del país.

Para Rodríguez Becerra dijo que la política forestal global es un enorme fracaso.

Lo preocupante del tema es que la deforestación avanza y no hay como detenerla a pesar de los esfuerzos de las autoridades ambientales.

Comenta con tu cuenta de Facebook
A %d blogueros les gusta esto: