Los Ñukanchipa y el reclamo de sus territorios en la región del bajo Putumayo

Con demanda de restitución, comunidad Ñukanchipa Llakta pretende recuperar más de 11 mil hectáreas de tierra.

Ante los jueces de restitución que operan en Mocoa fue presentada la demanda con la que se busca superar más de 30 años de vulneración a la cultura, el territorio, la integridad política y organizativa de la Comunidad.

Una vez socializadas las pretensiones ante las autoridades indígenas e integrantes de la Comunidad Ñukanchipa Llakta, perteneciente al pueblo Kichwa, la responsable de la Dirección de Asuntos Étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras (URT), Sally Mahecha, presentó ante la justicia la demanda de restitución de derechos territoriales.

Los Ñukanchipa, por cerca de 30 años, han luchado por garantizar su pervivencia, su cultura y por superar las presiones que ejercieron los grupos armados ilegales en su territorio ancestral, al que solo se puede llegar adentrándose por el río Putumayo, después de varias horas de recorrido, y atravesando la espesa selva amazónica.

El constreñimiento al que fue sometida esta comunidad la llevó a cultivar coca y muchos de sus jóvenes fueron obligados a formar parte de las filas de grupos ilegales. Colonos interesados en hacer parte de la economía ilegal tomaron por suya la tierra; talaron la selva; y los sometieron al confinamiento y al desplazamiento reduciendo la comunidad a 17 familias.

Con demanda de restitución, comunidad Ñukanchipa Llakta pretende recuperar más de 11 mil hectáreas de tierra.

Con la demanda la Unidad, que contó con el respaldo de FAO en el proceso de caracterización, busca la implementación de un programa de reubicación de las viviendas, de la casa cabildo y de la escuela hacia la zona alta del territorio.

También, quiere fortalecer los saberes ancestrales e implementar proyectos productivos coherentes con el Plan de Vida del Resguardo Indígena; promover actividades de acción integral contra la presencia de minas antipersona; documentar los hechos victimizantes; y fortalecer las prácticas culturales y saberes tradicionales.

“Ante los juzgados de restitución de Tierras en Mocoa y la presencia de las autoridades indígenas de la Comunidad Ñukanchipa Llakta radicamos la demanda que busca recuperar más de 11 mil hectáreas y generar acciones que restablezcan la cultura y los saberes de esta comunidad que fue fuertemente diezmada por la violencia”, concluyó la directora Mahecha ante las autoridades indígenas.