Putumayo, el pueblo que se resiste aceptar que tiene coronavirus

A pesar de las medidas Putumayo en estos momentos tiene la más alta letalidad en Colombia, 19 casos 9 muertos en los primeros 91 días de pandemia.

Por: Germán Arenas Usme (@gerperiodista) Mocoa/COLPRENSA

Personas irresponsables se han declarado escépticas ante la pandemia que afecta al mundo. En el día de hoy y según el Instituto Nacional de Salud –INS-  en Colombia se reportan más de 73 mil casos de los cuales más de 2.400 han fallecido. En Putumayo las cifras son de 19 casos y 6 fallecidos

Las mentiras sobre la pandemia del nuevo coronavirus, propagadas principalmente en redes sociales, han estimulado la irresponsabilidad y el desorden. Varias personas salen a las calles subestimando el virus y no usan ni siquiera el tapabocas, elemento considerado esencial en la actualidad.

A pesar de que los sistemas sanitarios reciben cada vez más pacientes, que los médicos luchan a diario contra la covid-19 (enfermedad del virus) y que las cifras que deja la emergencia en Colombia y el mundo son alarmantes, existen personas que aseguran que esto es “puro cuento”.

Putumayo era uno de los pocos departamentos que hasta principios de mayo se mantenía libre de la presencia del Coronavirus a pesar que en Colombia ya se contabilizaban  11 mil casos y 463 muertes; y con poblaciones alrededor con la presencia de la pandemia como Amazonas, Caquetá, Huila, Nariño, Cauca y el país del Ecuador.

El 9 de mayo el gobernador Buanerges Rosero Peña, en sus acostumbradas alocuciones nocturnas informó del primer caso de la covid-19, pero no fue claro en su reporte sino, que hablaba de caso de paciente en el bajo Putumayo; de inmediato se generaron una serie de especulaciones por parte de los habitantes de este departamento; pero el infortunio lo complemento su secretario de salud Jorge Molina quien manifestó que el caso era del municipio de San Miguel, cuando ya algunas personas lo reportaban en Leguízamo y otras en Puerto Asís.

El primer caso hombre de 84 años con antecedentes de Asma y remitido de Leguizamo, sirvió para tejer una serie de especulaciones hasta el punto de violar la intimidad de él y su familia.  Y lo más preocupante cuando los alcaldes de Leguízamo y Puerto Asís negaban que el caso fuese de sus municipios.

El 11 de mayo segundo caso en Puerto Guzmán  y el 16  del mismo mes tercer caso en Puerto Asís. Pero lo que más preocupaba que a los 10 días de las confirmaciones de los casos las contra muestras  del mismo INS daban negativo lo que alimentaba más la incredulidad de las personas que ya afirmaban que los casos eran inventados por el Gobierno Departamental, para justificar un cuestionado contrato para la compra de 10 ambulancias que hoy está en la mira de la Contraloría, Procuraduría y Fiscalía por posible sobrecosto.

Hay que anotar que el gobierno departamental como los gobiernos municipales adoptaron estrictas medidas para evitar el contagio de la pandemia con el cierre de las fronteras, toques de queda, pico y cédula,  así como el aislamiento social obligatorio y otras medidas que siempre contaron con el apoyo de la policía, ejército y de las mismas comunidades incluyendo a las indígenas que prestaron sus guardias para ejercer control.

Temor y pena

Pero el ambiente se tornó algo tenso cuando comenzaron a circular rumores por parte de los grupos armados ilegales que operan en el departamento en el sentido que la persona o las personas que salieran contagiadas iban a  ser objeto de pena de muerte, esto conllevó a que la gente comenzara a sentir temor hasta el punto que mencionar la palabra Coronavirus  o la covid-19 no era permitido.

Pero más allá del temor también la pena se apoderó  de la gente por la discriminación y el escarnio público a que deberían  someterse si salían positivos para la covid-19,  y por ello cada caso reportado enseguida salían a desmentirlo con justificaciones médicas porque nadie en el Putumayo se enfermaba por la pandemia sino, por otras enfermedades y que había un interés de los hospitales de reportarlos como tal.

Las redes sociales se inundaron de mensajes en contra el gobernador departamental, mensajes a veces muy desobligantes. Pero el comportamiento social cada día es más preocupante y las medidas no acatadas por muchas personas que violan el aislamiento social, el pico y cédula,  hasta los toques de queda, fuera de eso la gran cantidad de personas tratando de ingresar al departamento evadiendo los puestos de controles y otros sin respetar los 14 días de cuarentena.

Pero la raya del límite traspasa cuando comienzan a circular pasquines amenazantes con rótulos del frente Carolina Ramírez de las Farc, dirigidos al personal de la salud del Valle del Guamuez, contra el gobernador, alcaldes y periodistas por estar según el panfleto desinformando el caso de la Covid-19, al reportar casos cuando para ellos estos casos no existen. Días más tarde voceros de dicho frente desmiente que sean ellos los autores de dichos comunicados.

Desorden social

Pero es muy común escuchar decir a la gente que el tal Covid-19 no existe en el Putumayo, hay otros que participan de reuniones, fiestas y otros que más olímpicamente y sin cumplir con los protocolos de bioseguridad están abriendo sus establecimientos comerciales.

Pero otros el tapabocas lo utilizan en el mentón y otros en la cabeza, no es burla es realidad pero a pesar de ello las autoridades tanto civiles como uniformadas no dan el brazo a torcer y siguen insistiendo que el Coronavirus es una realidad y que en cualquier momento puede llegar a afectarnos.

Lo más preocupante es que ya el Putumayo está por encima de la media nacional en letalidad con 19 casos y 6 muertos en 45 días, y así lo explicó en forma angustiada el gobernador Rosero Peña, en su alocución del martes 23 de junio en la noche.

“Esto no es de memes, ni de pasquines ni de comentarios nefastos en las redes sociales, es una realidad, y debemos cuidarnos”. Explicó el mandatario.

Increíble que el día 91 de la pandemia en el Putumayo haya personas irresponsables que se han declarado escépticas ante el Coronavirus que afecta al mundo.

Comenta con tu cuenta de Facebook