Reforma Tributaria amenaza sector emergente del Cine y Audiovisual en Putumayo

Escrito por: Tejido de Cine del Putumayo

Rotundo rechazo a “Reforma Tributaria”, su degradación a la Vida Digna en Colombia y afectaciones directas a la Ley de Cine Colombiano y Fondo para el Desarrollo Cinematográfico FDC

Como parte de las acciones autónomas que se viven por estos días en las diferentes regiones del país, frente al pretendido proyecto de Reforma Tributaria o “Ley de Solidaridad Sostenible” impulsado por el Gobierno Nacional, y teniendo en cuenta las graves implicaciones y nefastas consecuencias que conlleva la implementación de esta medida al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico FDC, amparado en la Ley 814 del Cine Colombiano, la Ley 1556 de Locación Fílmica en Colombia y Ley 397 del Sistema Nacional de Cultura, manifestamos nuestro rotundo rechazo a este lesivo y regresivo proyecto de Ley que, a todas luces de una sociedad que clama Paz, justicia, equidad e igualdad social, generaría grandes afectaciones que reducen significativamente las condiciones laborales y acceso cultural, fomento, promoción, producción y circulación del Cine Colombiano. En este sentido, nos sumamos a la juntanza de voces que, desde el sector artístico y cultural de Cinematografía en Colombia, movilizan acciones y sentidos de atención y reacción frente a esta nueva problemática.

Según un análisis publicado por el grupo jurídico UMAÑA & ASOCIADOS, realizado a la Reforma Tributaria en lo referente al Fondo de Desarrollo Cinematográfico -FDC, el análisis afirma que dicho proyecto se propone: 1) suprimir la cuota parafiscal que pagan productoras, distribuidoras y exhibidoras por las películas estrenadas en las salas de cine del país, 2) eliminar el estímulo a exhibidores que proyectan cortometrajes colombianos, y 3) eliminar el estímulo para que los distribuidores comercialicen largometrajes colombianos, a partir de enero de 2024. Con respecto a los servicios audiovisuales de exportación, la Reforma Tributaria propone eliminar la contratación económica a las productoras que graben en Colombia; del mismo modo, suprimir el Certificado de Inversión Audiovisual en Colombia – CINA, a partir de enero de 2023; y en cuanto a las personas y empresas del sector audiovisual y la nueva tarifa de retención, se propone ampliar la retención de capital y trabajo realizado fuera del país. Además, el proyecto de ley amplía su alcance para cobrar ese porcentaje de la renta en los servicios de publicidad y mercadeo, de forma inmediata.

Por lo anterior, nos unimos a los llamados de la Asamblea Nacional Audiovisual y rechazamos la derogatoria de la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico que alimenta el FDC, así como la derogatoria de la Ley 1556 de 2012, e invitamos al Gobierno Nacional para que, de manera adicional a la contribución parafiscal que pagan exhibidores y con la que se alimenta el Fondo, se comprometa a girar al Fondo un monto no menor al que recaudó en 2019, durante este tiempo de pandemia y mientras se estabiliza el presupuesto del FDC.

Al analizar las condiciones laborales de los trabajadores de la Industria Cinematográfica Nacional -directorxs, productorxs, realizadorxs, diseñadorxs, camorógrafxs, luminotécnicxs, entre otrxs-, las afectaciones al sector se acrecientan toda vez que, además de que muchos de nosotros hacemos trabajo freelance o por prestación de servicio a personas jurídicas, la Reforma Tributaria atenta contra la estabilidad económica de lxs trabajadorxs, pensionadxs, clase media y personas de menores ingresos. Así, por ejemplo, lxs trabajadores colombianos que ganemos más de $2.4 millones de pesos mensuales, deberemos comenzar a declarar renta. A esto se suma la pretensión del Gobierno de gravar impuestos a la ciudadanía de todo el país en: pago de servicios públicos, declaración de renta, pago de ahorro pensional, impuesto al combustible gasolina e instalación de peajes en ciudades capitales, entre otros articulados.

Paradójicamente, contrario a la intención “solidaria” con la que el Gobierno ha vendido el actual proyecto de Reforma Tributaria, justificándose en la atención de problemas en materia fiscal generados por la pandemia en el país, estos problemas se agravan con este proyecto de ley, especialmente en departamentos como el nuestro: Putumayo, aunque es un territorio rico en biodiversidad e interculturalidad, andinoamazónico y trifronterizo, es también un departamento empobrecido, golpeado por la guerra, el reclutamiento forzado, el asesinato a líderes y lideresas, economías ilícitas (narcotráfico, coca, deforestación) y economías extractivas (fósiles: petróleo, hidrocarburos y minería), ha padecido una respuesta limitada a la pandemia por Covid 19, reflejada en el déficit o carencia de condiciones del Sistema de Salud Pública Departamental; y ahora, una de las grandes preocupaciones que atravesamos como población putumayense, se centra en el riesgo y amenaza de la aspersión aérea con glifosato en áreas de cultivos de coca, lo que también impacta directamente la salud de la población y la salud ambiental, contaminando fuentes hídricas, suelos y destruyendo ecosistemas de fauna y flora propios de la región.

Si las personas que viven en ciudades se sienten afectadas por la Reforma Tributaria, ¿se imagina lo que puede significar este proyecto de ley para las comunidades del campo y, más aún, de un campo fumigado con glifosato?

Este 28 de abril, se convoca la mayor participación posible de todos los integrantes del ecosistema audiovisual y cinematográfico nacional y en Putumayo, a Consejerxs de Cine Distritales y Departamentales, a la Red Nacional de Consejos de Cine de Colombia, así como a cada ciudadanx que sienta, se identifique o haya vivido una experiencia cinematográfica importante o significativa en su vida, a movilizarse en contra del pretendido proyecto de ley que pone en riesgo social mínimos vitales alcanzados, que a su vez hacen posibles la subsistencia para millones de colombianos(as). Desde todos los sets de rodaje, escenarios, locaciones fílmicas, roles de producción cinematográfica, documental, audiovisual, aunadas todas las tendencias artísticas y estéticas, corrientes de pensamiento diverso, expresiones y prácticas populares, étnicas, socioculturales y ambientales, librepensadores y manifestaciones vivas del arte en Colombia, ratificamos un rotundo rechazo a la lesiva Reforma Tributaria o “Ley de Solidaridad Sostenible” impulsada por el actual Gobierno, su degradación a la vida digna en Colombia y las afectaciones directas a todo el sector del Cine Colombiano.

Este panorama desincentiva lo logrado hasta ahora en nuestra región, como lo es el proceso emergente del Consejo Departamental de Cine y Audiovisuales del Departamento de Putumayo, el Encuentro de Cine del Putumayo, la producción de largometrajes de circulación internacional como Chamán, el último guerrero y de películas indígenas como Samai Kutij: el soplo del tiempo, cortometrajes como Alguacer y El Olvido, y diversidad de documentales que retratan las memorias, narrativas y realidades de las comunidades y del territorio, así como el apoyo disponible a diversas expresiones artísticas y culturales del audiovisual, la ficción y la animación, que se pueden respaldar en la búsqueda y consecución de recursos a través del Fondo.

Permitir que los métodos y políticas de destrucción sociocultural de una histórica y posible Colombia en Paz, en la que el acceso cultural al conocimiento, a la creatividad y el aprendizaje educativo públicos, la preservación del patrimonio cultural de la nación y salvaguarda de elementos naturales, entre otros Derechos Fundamentales, es permitir que todo lo que hace posible tejer y compartir condiciones de Vida Digna para la población colombiana, su niñez y nuevas generaciones, se nos arrebate.

No acabemos con lo bueno que tiene y ha ganado el Cine Colombiano, sino hagámoslo más fuerte ante las adversidades, sobre todo en las regiones.

#SOSCineColombiano #SOSCineEnLasRegiones #ElCineSeRespeta #ElCineRegionalSeProyecta #NoALaReformaTributaria

A %d blogueros les gusta esto: