Una luz se apagó en las Tejedoras de Vida del Putumayo

Con gran tristeza y profundo dolor, la Alianza de Mujeres dice adiós a Rosalba Lasso Narváez, una gran mujer que dedicó su vida al fortalecimiento de los procesos rurales en su comunidad.

Reconocida como una gran lideresa de la vereda Las Vegas, del Valle del Guamuez, abanderó procesos como la erradicación voluntaria de cultivos ilícitos y también participó del programa Mujeres Ahorradoras en Acción, donde con el apoyo de 10 mujeres de la vereda conformó la Organización de Mujeres Agroganadera.

Fue una mujer llena de humildad y compromiso comunitario. Como Tejedora de Vida participó en los diplomados como mediadora de paz, Guardiana del Agua e hizo parte de la Escuela de Empoderamiento de Derechos, Avistamiento de Aves y procesos comunitarios con las mujeres rurales.

Fátima Muriel, presidenta de la Alianza, lamenta profundamente su partida: “Su lucha incansable por la comunidad de Las Vegas, era llena de amor, paciencia, eso lo dice el proyecto enmarcado en la construcción de paz que dejó iniciado para la Junta de Acción Comunal como fueron las olimpiadas de fútbol en el que participaríamos las Tejedoras de Vida”.

“Rosalba dio ejemplo de amor por su comunidad. Con pasión le gustaba ayudar a la gente. Recuerdo cuando ella me contaba las responsabilidades que tenía con su comunidad para protegerla cuando eran retenidos/as para ser justiciados por los actores ilegales y ella exponía su vida para ayudarlos y dar testimonio que eran habitantes de bien. Rosalba sin lugar a dudas siempre será una mujer inolvidable y a quien tendremos mucho por agradecerle”.

La partida de Rosalba Lasso deja un vacío muy grande en el territorio, sin embargo, su legado como constructora de Paz, su firmeza para vencer las dificultades en medio de un conflicto armado, hacen que sus acciones trasciendan y sean recordadas como una mujer de paz, una mujer que creyó en su comunidad y demostró con hechos, que la mejor forma de cambiar el mundo es con amor.

Todo el equipo de Tejedoras de Vida del Putumayo lamenta su partida y desea fortaleza a todos sus familiares y amigos, con la promesa siempre de mantener vivo su recuerdo, en honor a todas las acciones transformadoras hechas por su comunidad.

Su fallecimiento se conoció este sábado 15 de mayo de 2021 a los 60 años de edad.  Hoy solo nos queda por decir: Gracias Rosalba Lasso por todo tu trabajo y el recuerdo que dejas en nuestros corazones.

Paz en su tumba.

Escrito por: Tejedoras de Vida del Putumayo.

A %d blogueros les gusta esto: