Uno de los ladrones de joyas en Mocoa tenía prisión domiciliaria en el Huila

En una persecución policial fueron capturados tres sujetos después de asaltar una joyería en Mocoa.

Pensando que se trataba de tres clientes que llegaban a su taller de joyería, Eduardo Cabezas víctima del hurto no se imaginó que eran tres delincuentes, integrantes de una peligrosa banda.

Según el relato, los sujetos llegaron y por la fuerza, lo amordazaron y lo golpearon, tras cerrar las puertas de su negocio, para proceder a perpetrar el hurto.

“Me amarraron con cinta, me tapaban la boca y yo no me dejaba”, cuenta Cabezas, sin que nadie se percatara de que lo estaban hurtando.

Minutos después, cuando Brenda, la hija de Eduardo regresaba a casa dio cuenta de que estaba todo cerrado y se escuchaban murmullos, y fue en este momento en donde descubrió a los asaltantes.

En una reacción rápida, pudo escapar del lugar para avisar a los vecinos, quienes pudieron informar a la policía y se activara el plan candado.

Gracias a los dispositivos de seguridad de la policía se logró la captura de estos sujetos y la recuperación de los elementos hurtados, además de la incautación de dos armas de fuego.

El coronel Francisco Gelvez, comandante de la policía en Putumayo indicó que en el operativo se logró la recuperación de dinero, joyas y otros elementos avaluados en 11 millones de pesos.

Los asaltantes, además tenían en su poder dos armas de fuego, un revolver y una pistola, con su respectiva munición.

En las indagaciones se pudo establecer que los tres sujetos pertenecerían a una peligrosa banda dedicada al hurto en el vecino departamento del Huila.

En la revisión de antecedentes se evidenció que uno de los detenidos era reincidente y tenía una medida de detención domiciliaria por los mismos delitos.

Los sujetos fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales por el presunto delito de hurto calificado agravado y porte tráfico y/o fabricación de armas de fuego y secuestro simple.